A propósito del "Grito"

Por si hiciera falta más debate, tenemos ya un foro especial para discutir sobre política ¡Agárrense!
Avatar de Usuario
rcb64
Master Gurú
Master Gurú
Mensajes: 1527
Registrado: Mié Mar 07, 2007 10:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: México
Contactar:

A propósito del "Grito"

Mensajepor rcb64 » Mar Sep 15, 2009 9:36 pm

Que tal, aquí les comparto estas reflexiones sobre el grito de Independencia que me encontré en la página del periódico Milenio:

Hablando de pena ajena
Pronóstico del Clímax
Xavier Velasco

2009-09-14•Cultura

Honor a quien horror merece


Ocurrió hace unos días: Joe Wilson, congresista por Carolina del Sur, alzó la voz a medio discurso del presidente Obama para gritar You lie! Es decir, “usted miente”. Si en otras latitudes uno de esos desplantes es moneda corriente, allí causó un escándalo, al punto que el gritón impertinente no tardó en disculparse por perder el control de esa manera. Obama, por su parte, procedió a dar por buena la disculpa y comentar que “todos cometemos errores”, pero ya el demócrata April Creeney estaba listo para rematar: “Yo esperaría una mejor conducta de un miembro del Congreso. Algunas veces las agendas y los egos de la gente parecen más centrados en ellos mismos y menos en el tema en cuestión.”
La anécdota es pequeña, y hasta insignificante en el contexto norteamericano. Desde un punto de vista estrictamente lógico, tiene todo el sentido del mundo. Más todavía, se trata de argumentos tan claros y evidentes que ya la mera idea de rebatirlos se adivina una pérdida de tiempo. Ahora bien, si se observa el suceso desde otras latitudes —la nuestra, por ejemplo— parecería que sus protagonistas son no menos que seres de otro planeta. Cada vez que se escucha el calificativo de honorable para hablar del Congreso de la Unión, uno asume que tal es un eufemismo tras el cual se agazapa el término intocable. Cuesta trabajo al menos concebir que un diputado o senador de aquel congreso que se presume nuestro sea lo bastante honorable para pedir alguna clase de disculpa, por mucha pata que haya metido, y hasta parece fuera de lugar creer posible un genuino debate de ideas entre quienes se miran tan cómodos sin ellas. Escuchamos, en cambio, soflamas persistentes en torno a una soberanía de cartón donde las fruslerías patrioteras pesan más que esas prioridades elementales siempre sobadas y nunca atendidas. No sabe uno, por tanto, si la conducta de los congresistas ajenos, una vez comparada con la de los propios, le inspira propiamente envidia o vergüenza; pues tanto no se trata de lo que ellos hacen como de cuánto uno les permite.

Viva la gritocracia

Es curioso y de paso pintoresco que de la Independencia no celebremos una declaración, sino un grito. Desde la escuela se nos enseña que los principios se defienden a gritos, y se infiere de ahí que quienes menos gritan más se someten. Gritamos viva éste, viva aquél y viva aquello para ahorrarnos la pena de vociferar mueras a cualquiera que piense diferente. ¿Pero al cabo qué importa lo que cualquiera piense, si de lo que se trata es de evitar a toda costa los razonamientos? ¿No es cierto que es graciosa esa sentencia según la cual no tiene caso alguno discutir, cuando a madrazos nos entendemos mejor? Y hoy que las efemérides se nos ponen a punto para celebrar un centenario y un bicentenario, menudean los aspirantes a prócer que reclaman independencias y revoluciones según ellos pendientes, pues su negocio al cabo es la inconformidad. Crearla, expandirla, capitalizarla; no se sabe que sean profesionales en alguna otra rama.
Si no recuerdo mal, era en la escuela donde más se gritaba. La primaria, el principio de la secundaria, donde los bravucones tenían la voz de mando y ay del que se atreviera a contradecirlos. En todo caso había quecontragritarlos. Nada era más sencillo que vencer al contrario a punta de alaridos y pitorreos huecos, allí donde cualquier argumentación era vista como una debilidad. Nada muy diferente de las granjas de pollos, donde los más oscuros o los heridos son presas predilectas del pollerío idéntico. No espero, por supuesto, que aquellos que se dicen mis representantes sean buenas personas y ciudadanos intachables, sino al menos que guarden el decoro bastante para no avergonzarme con la evidencia de que aún se comportan como niños pequeños y cautivos, y al final como pollos de granja, amén de para colmo comprobar que buena parte de ellos no es capaz de entender las leyes que promulgan, algunas de las cuales han sido destinadas a tratarme como otro alumno de primaria.

Y eso que están trabajando...

Fue moneda corriente hasta hace poco tiempo decir que el presidente de Estados Unidos era tan dictador como el que más, lo cual no era una ofensa para el zopenco Bush junior, como para millones de votantes que en su momento corrigieron el rumbo. Es imposible prevenirse contra la llegada de un palurdo al poder, tanto como evitar sus patanerías, pero es de respetarse un sistema que no permite dictadura alguna, y para ello comienza por evitar los gritos y las soflamas. Mismos que pueden ser muy bienvenidos en mitad de una noche de mariachis, pero jamás donde se gana un sueldo por debatir ideas y alcanzar acuerdos. Empeños que se antojan más difíciles, especialmente para quien se avergüenza de ser o parecer civilizado, pero al cabo para eso les pagamos. ¿O es que existe otro centro de trabajo donde las diferencias entre los empleados se resuelvan a gritos y mentadas, en la más vergonzosa impunidad y bajo privilegios exorbitantes? ¿Quién querría contratar a un trabajador y concederle semejante estatus? ¿Y qué tal cientos de ellos?
Tal como están las cosas, únicamente un diputado o un senador pueden quebrar la leyes cuando y cuanto se les antoje. No legislan para ellos, sino para nosotros, igual que esos prefectos abusivos que imponían castigos desde su autoridad incontestable, reprimían a los gritones a punta de gritos y nadie les oyó pedir una disculpa. Un adulto abusivo se presume infalible ante quienes no pueden cuestionarlo sin hacerse acreedores a una sanción —y antes de eso, se entiende, ser silenciados—. Son nuestros congresistas los únicos adultos reconocibles, pues ya su condición de intocables y las leyes con las que se guarecen de nuestras opiniones nos hacen meros niños respondones a los que es necesario meter en cintura. El mundo al revés, pues. Y el colmo, a estas alturas, es que uno siga siendo el avergonzado.

[email protected]

Grito
Acentos
Diego Petersen Farah
2009-09-15•Al Frente

No deja de ser curioso que la ceremonia cívica más importante de este país sea un grito. Habla mucho de quienes somos: el que grita quiere hacerse oír, pero casi nunca escuchar. México nació de un grito. Antes de la independencia, México no existía más que en la cabeza de Francisco Javier Clavijero, el jesuita que le dio nombre al sueño criollo. Al grito de “vamos a matar gachupines” (eso de ¡Viva México! y ¡Vivan lo héroes que nos dieron Patria! es muy posterior) comenzó el largo y doloroso trabajo de parto de este país que, finalmente con fórceps, hinchado y con la cabeza deforme, pero nació gracias a un pacto el 27 de septiembre en 1821, fecha que nadie recuerda, ni admira, ni celebra. Festejamos pues el grito de guerra, no el tratado de paz (y para efectos de la distribución de los puentes escolares, que es lo que realmente rige el calendario cívico, igual hubiera dado el 16 que el 27).
Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, “grito” tiene al menos ocho acepciones, todas ellas muy adaptables al sentido mexicano de “El grito” (porque, parafraseando el dicho de “cadáver, el de Juárez, los demás son pinches muertos”, bien podríamos decir que “grito, el de Hidalgo, lo demás son alaridos”). La primera acepción es la del sonido vocal que se emite con mucha fuerza, alzar la voz, lo cual es fundamental cuando se trata de ser oído. El grito de Hidalgo encerraba también desesperación y llamado de auxilio, que es la segunda acepción de grito.
La tercera definición es el “Chirrido de los hielos de los mares glaciares antes de quebrarse”. En México no tenemos mares glaciares, los únicos hielos que chirrian en México son los del whisky o la cuba en el vaso all fashion o jaibolero, según el gusto, y el 15 de septiembre no dejan de gritar. Otra forma de usar el vocablo es “al grito de la moda”, y sí, en este mes tan mexicano hay modas que gritan de feas, y si no vean los cursis diseños de vestidos mexicanos con que cubren a las edecanes en la tele. A una pobre modelo güera la vistieron de tuna, con espinas y todo, paque se viera bien mexicanota (eso sí, con un escotazo que haría que cualquier águila abandonara a la serpiente para comerse esa tuna). “A grito pelado” es otra forma de usar el vocablo y significa simplemente avisar a pura voz, que fue lo que hizo Hidalgo, pero suena gacho decir “El grito pelado de Dolores”.
“Estar en un grito”, que es lo más actual, no significa ir a la ceremonia del 15 de septiembre a la plaza, sino en dolor continuo. Esto ya habla más del país en que estamos. La séptima acepción es “pedir algo a gritos”, no es otra cosa que demandar insistentemente que algo suceda, por ejemplo una reforma de Estado o un acuerdo en el Congreso. Y la última, es “poner el grito en el cielo” que significa, literalmente “quejarse por enfado o indignación”, es decir, vida cotidiana. Ahora sí escoja, ¿qué grito dará usted hoy?

[email protected]
"Existen dos maneras de asombrarse, descubriendo cómo funcionan las cosas, o....
aceptarlas como un misterio. ¿tú cual eliges?"

Avatar de Usuario
Roberto
Moderador
Moderador
Mensajes: 2986
Registrado: Lun Abr 19, 2004 9:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: México

Re: A propósito del "Grito"

Mensajepor Roberto » Mié Sep 16, 2009 8:43 am

Pues no me gustaron mucho los artículos, se me hace la misma y ya bastante aburrida filosofía barata de los politólogos plañideros. Ah y por cierto el político gringo no se disculpo, solo lo hizo con Obama, pero no en forma institucional..
"Todo aquel que crea en la telequinesis, que por favor levante mi mano.– James Randi."


Volver a “Política”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado