CARTAS DESDE LA TIERRA

¿Has leído un buen libro últimamente? ¿Uno muy malo? Comenta por favor tus puntos de vista sobre la literatura a la mano.
Avatar de Usuario
REFICUL
Ciudadano Ilustre
Ciudadano Ilustre
Mensajes: 840
Registrado: Lun Feb 13, 2006 10:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: AFRICA

CARTAS DESDE LA TIERRA

Mensajepor REFICUL » Vie Ene 05, 2007 5:52 am

Las Cartas desde la Tierra, de Mark Twain (1835 - 1910), fueron publicadas en 1962, mas de 50 años después de su muerte, debido a la férrea oposición de su hija Clara.

Imagen

Esta es la Tercera carta

A estas alturas ustedes sabrán muy bien que el ser humano es una cosa muy extraña. En el pasado ha tenido (gastado y botado) centenares y centenares de religiones; todavía hoy tiene cientos y cientos de ellas, e inventa por lo menos tres nuevas cada año. Aunque aumentara las cifras, seguiría estando por debajo de la realidad.
Una de las principales religiones se denomina Cristianismo. Estarán seguramente interesados en que les haga una breve descripción de esta religión, la cual está explicada en un libro de dos millones de palabras, el Viejo y el Nuevo Testamento. El libro tiene también otro nombre: el Verbo de Dios, porque los cristianos creen que todas y cada una de sus palabras fueron dictadas personalmente por Dios. Este es un libro de un interés extraordinario, colmado de noble poesía, que contiene varias fábulas agradables, algunas historias sanguinolentas, uno que otro buen consejo moral y una increíble cantidad de obscenidades. Contiene además no menos de mil mentiras.
La Biblia está constituida esencialmente a partir de los fragmentos de otras biblias que estuvieron de moda y después entraron en decadencia: carece, por lo tanto, de toda originalidad. Los 3 ó 4 acontecimientos más impresionantes e importantes que se narran en ella estaban ya en las biblias precedentes, y lo mismo puede decirse con respecto a los preceptos o a las más loables de sus normas de comportamiento. Hay solo un par de cosas nuevas: el infierno, por ejemplo, y ese tipo de paraíso del que ya les hablé en otra de mis cartas. (...)
La ingenua Biblia nos hace el relato de la Creación. ¿De qué, del Universo? Sí, precisamente del Universo. ¡Y en seis días! Su autor es Dios, el cual concentró toda su atención sobre este mundo, el cual construyó en cinco días; pero le bastó un solo día para crear veinte millones de soles y al menos ochenta millones de planetas. Y ¿para qué servía todo esto según sus intenciones? Tan solo para iluminar este mundito de los hombres. Este fue su único objetivo, y ningún otro. Uno de los veinte millones de soles (el más pequeño) debía iluminar la Tierra de día, y el resto tenía la función de ayudarle a una de las innumerables lunas del universo a atenuar las tinieblas de la noche. (...) Desde hace trescientos años los astrónomos cristianos saben que su divinidad no creó las estrellas en aquel fatídico día, pero el astrónomo cristiano no se detiene en estos detalles, ni tampoco lo hacen los religiosos.
En seis días Dios creó al hombre y los demás animales. Creó un hombre y una mujer y los puso en un delicioso jardín, junto con las otras criaturas. Y allí vivieron durante algún tiempo en armonía, felices, florecientes de juventud. Pero no duró mucho. Dios les había advertido al hombre y a la mujer que no comieran del fruto de cierto árbol, y había añadido una advertencia muy extraña: dijo que si comían de ese fruto morirían. Extraño, digo, puesto que si ellos no habían visto nunca la muerte, no habrían podido entender qué quería decir Dios con eso. Ni él ni ningún otro dios hubiera podido hacerles entender a esos hijitos inocentes lo que quería decir sin mostrarles al menos un ejemplo. (...)
Adán y Eva comieron, pues, el fruto prohibido (...) y así aprendieron a hacer un montón de cosas abominables, entre las cuales, la más importante de todas, y la que más le preocupaba a Dios: el arte y el misterio de las relaciones sexuales. Para ellos esto fue un magnífico descubrimiento, tanto que dejaron de pasear ociosos y se dedicaron en cuerpo y alma a esta actividad, pobres jovencitos entusiastas. Estaban precisamente dedicados a una de estas celebraciones, cuando sintieron que Dios se acercaba, caminando entre los matorrales que es una de sus costumbres vespertinas, y se quedaron paralizados del miedo. ¿Por qué? Porque estaban desnudos, y antes no se habían dado cuenta nunca de eso, ni se habían preocupado. Ni Dios tampoco.
Fue en aquel momento memorable cuando nació la impudicia. Adán y Eva entraron al mundo desnudos y sin vergüenza, desnudos y puros de corazón, y ninguno de sus descendientes se ha asomado al mundo de otra forma: todos nacieron desnudos, sin vergüenza alguna y puros de corazón, sin pensar que la desnudez es impúdica. El primer deber de una madre cristiana consiste en corromper el ánimo de su hijo, y es deber que ella nunca descuida. Si su criatura crece y llega a ser misionero, su misión consiste en ir adonde los salvajes inocentes o adonde los japoneses civilizados, a corromperles el ánimo. Después de lo cual todos estos descubren la impudicia, esconden sus cuerpos y dejan de bañarse juntos desnudos. (...)
Pero sigamos con las curiosidades bíblicas. Naturalmente ustedes pensarán que la amenaza de castigar a Adán y Eva por su desobediencia no habrá sido mantenida, en vista de que no se habían creado a sí mismos, ni su propia naturaleza, ni sus propias debilidades, y por lo tanto no podían ser responsables de sus actos frente a nadie. Les sorprenderá saber que la amenaza fue verdaderamente mantenida: Adán y Eva fueron castigados y todavía hoy en día hay defensores de ese crimen. La sentencia de muerte fue ejecutada. Como podrán notar fácilmente, la única persona responsable de la falta cometida por la pareja no tuvo ningún castigo, y más aún, se convirtió en verdugo de los inocentes. En vuestro país, así como en el mío, podríamos permitirnos de tomarle el pelo a este tipo de moral, pero no sería amable hacerlo en la Tierra. Muchos hombres sobre la Tierra poseen la capacidad de razonar, pero no la usan en materias religiosas.
Los intelectos más iluminados les dirán que cuando un hombre ha procreado un hijo, el padre está moralmente obligado a cuidarlo con ternura, a protegerlo de las heridas y las enfermedades, a vestirlo, nutrirlo, a soportarle los caprichos, a no ponerle la mano encima a no ser como gesto de afecto o por su propio bien, y nunca, en ningún caso, a infligirle alguna crueldad arbitraria. La forma en que Dios trata, día y noche, a sus hijos es todo lo contrario: y sin embargo esos mismos intelectos iluminados justifican con calor tales crímenes, los condonan y los perdonan, y más aún rechazan indignados que se consideren crímenes cuando es él quien los comete. Vuestro país y el mío son sin duda interesantes, pero no son ni la mitad de lo curioso que es el cerebro humano.
Así fue pues que Dios expulsó a Adán y Eva del paraíso terrenal, y por lo tanto los asesinó; y por el simple motivo de que desobedecieron una orden que él no tenía ningún derecho de dar. Pero la cosa no paró ahí como verán. Dios tiene un código moral para sí mismo y otro muy distinto para sus hijos. Les exige a estos que traten con justicia y con suma bondad a los pecadores y que les perdonen no una vez sino setenta veces siete: pero él no trató a nadie con bondad ni con justicia, y no perdonó ni siquiera el primer pecadito a esa parejita de jóvenes inexpertos, tranquilos e inocentes. Hubiera podido decirles: "Por esta vez no los voy a castigar, los voy a poner a prueba nuevamente". ¡Qué va! Al contrario, decidió castigar incluso a los hijos de ellos por toda la eternidad, por una culpa trivial cometida por otros mucho antes de que ellos hubieran nacido. Y todavía los sigue castigando. ¿Con suavidad? Claro que no; de una manera atroz.
Ustedes pensarán naturalmente que un ser que se porta como este no debe de ser muy amado entre los hombres. Ni se lo imaginen: el mundo lo llama Justo, Virtuoso, Bueno, Clemente, Bondadoso, Compasivo, Aquel que más nos ama, Fuente de toda verdad y de toda moral. Y semejantes sarcasmos se repiten todo el día por el mundo entero, pero no son sarcasmos deliberados: los dicen con toda seriedad y los pronuncian sin una sonrisa.


Si les ha gustado (en el caso de que no hubieran leido esta obra) y quieren más :twisted: , pueden conseguir el texto completo en http://es.wikisource.org/wiki/Cartas_desde_la_Tierra

Avatar de Usuario
Uraniburg
Forista Legendario
Forista Legendario
Mensajes: 333
Registrado: Vie Ene 27, 2006 10:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: España
Contactar:

Mensajepor Uraniburg » Sab Ene 06, 2007 6:12 am

Impresionante, no conocia la forma de pensar de Mark Twain, no me extraña que la hija se opusiera a la publicación .... incluso ahora si alguien de renombre publicara algo asi habría revuelo entre los seguidores de la cruz.

Saludos.
"La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible." Arthur C. Clarke - :boohoo:

Avatar de Usuario
Roberto
Moderador
Moderador
Mensajes: 2986
Registrado: Lun Abr 19, 2004 9:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: México

Mensajepor Roberto » Sab Ene 06, 2007 7:53 am

Uraniburg escribió:Impresionante, no conocia la forma de pensar de Mark Twain, no me extraña que la hija se opusiera a la publicación .... incluso ahora si alguien de renombre publicara algo asi habría revuelo entre los seguidores de la cruz.

Saludos.


Soy de la misma opinión. Excelente aporte Reficul.
"Todo aquel que crea en la telequinesis, que por favor levante mi mano.– James Randi."

Avatar de Usuario
REFICUL
Ciudadano Ilustre
Ciudadano Ilustre
Mensajes: 840
Registrado: Lun Feb 13, 2006 10:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: AFRICA

Mensajepor REFICUL » Lun Ene 08, 2007 1:23 pm

En realidad, la vida de Samuel Langhorne Clemens, que era el verdadero nombre de Mark Twain (que en el Misisipi significa dos brazas de profundidad; el calado mínimo necesario para la buena navegación), está repleta de detalles impresionantes.

Cuanto más conozco de este personaje más admirable me parece; todo un ejemplo de integridad y de rectitud moral, más allá de las convenciones del momento y del patrioterismo barato de que tanto hacen gala en los EEUU.

Prueba de lo que digo es "Oración de guerra" un cuento corto escrito en 1904 como resultado de su rechazo por la guerra hispano-estadounidense en Cuba y Filipinas (1898). En él condena la guerra, y especialmente critica el fervor religioso y el patriotismo ciego como motivaciones o justificaciones de la guerra.

La estructura del cuento es simple pero efectiva: patriotas norteamericanos apoyan la guerra contra España y en una ceremonia religiosa imploran a su Dios que proteja a sus tropas y les conceda la victoria. En eso aparece un extraño y misterioso personaje quen anuncia que es el mensajero de Dios. Explica que ha venido para enunciar la segunda parte de su oración, la parte que han implícitamente deseado pero no han enunciado en voz alta: la petición de sufrimiento y destrucción de sus enemigos.

Su familia y amigos le aconsejaron que no lo publicara y Mark Twain dio instrucciones para que fuera publicado tras su muerte, diciendo "sólo a los muertos les está permitido decir la verdad". Finalmente fue parcialmente publicado en 1916, cuando el estallido de la primera guerra mundial lo había hecho todavía más apropiado. Mark Twain había muerto en 1910.

La Oración de Guerra (extracto)

Oh Señor, Padre nuestro, nuestros jóvenes patriotas, ídolos de nuestros corazones, se dirigen al frente de batalla – ¡no te apartes de su lado! Desde la dulce paz de nuestros hogares nosotros les acompañamos —en espíritu— a aplastar al enemigo. ¡Oh Dios, nuestro Señor, ayúdanos a destrozar sus soldados y convertirlos en despojos sangrientos, ayúdanos a cubrir sus campos sonrientes con las pálidas formas de sus patriotas muertos, ayúdanos a ahogar el tronar de los cañones con los gemidos de sus heridos retorciéndose de dolor, ayúdanos a destruir con un huracán de fuego sus humildes moradas, ayúdanos a estrangular los corazones de sus inocentes viudas con dolor inconsolable, ayúdanos a dejarlas sin techo con sus pequeños para que anden solas y perdidas por el desolado país vestidos de harapos, hambrientos y sedientos, sufriendo las llamas del sol en verano y los helados vientos en invierno, con el espíritu roto, hundidos de sufrimiento, implorándote les des la muerte y siéndoles negado este descanso —te pedimos lo hagas por nosotros que te adoramos— Señor, frustra sus esperanzas, arruina sus vidas, alarga su amargo peregrinar, haz pesados sus pasos, riega su camino con sus lágrimas, mancha la blanca nieve con la sangre de sus pies heridos! Te lo pedimos en espíritu de amor, a tí que eres la fuente del amor y fiel refugio y amigo de todos los que están cansados y buscan tu ayuda con corazones humildes y contritos. Amén.
"La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece".

Philip K. Dick

Avatar de Usuario
rickycolegio
Forista Legendario
Forista Legendario
Mensajes: 390
Registrado: Jue Ago 24, 2006 9:00 pm
Ubicación: Puerto Rico

Mensajepor rickycolegio » Lun Ene 08, 2007 6:49 pm

cool , sabia del el ateismo de twain y sus ideas primarias pero no tenia ni idea de estas cartas exelente REFICUL muy interesante .
"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo" - Voltaire

To understand and protect our home planet , explore the universe , search for life and inspire the next generation only NASA can.

Avatar de Usuario
Esceptic0
Forista Legendario
Forista Legendario
Mensajes: 284
Registrado: Mié Dic 06, 2006 10:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: Rosario, Santa Fe, Argentina
Contactar:

Mensajepor Esceptic0 » Jue Feb 15, 2007 11:03 am

No conocía a Twain gracias Reficul ya mismo estoy leyendo sus otras cartas :D , demuestra lo mucho que cuesta avanzar en estos temas.
Imagen
"Las religiones (lo paranormal, mitos, etc.), como las luciérnagas, necesitan oscuridad para brillar." [Arthur Schopenhauer]:vela:
:arrow:Mis blogs:http://expresandome.com.ar

Avatar de Usuario
Elik_Norante
Forista
Forista
Mensajes: 61
Registrado: Mié Oct 10, 2007 9:00 pm
Ubicación: Veracruz
Contactar:

Mensajepor Elik_Norante » Mié Oct 17, 2007 10:45 am

Hace ya mucho tiempo que no escuchaba sobre este libro, recuerdo que mi primer libro sin dibujitos fue el de Tom Sawyer, cuando mis padres vieron que me gusto la lectura intentaron comprarme mas libros, El Lazarillo de Tormes recuerdo que tambien fue de esos primeros libros sin munequitos. He de haber tenido unos 9 o 10 anos.

Cuando vi este libro en una tienda lo pedi y rapido me lo compraron, yo solo recorde al autor (Mark Twain) que para ese entonces ya habia leido tambien la continuacion con Huckleberry Finn y definitivamente me parecieron los libros mas divertidos, este otro debia ser del mismo estilo, pero no, no fue asi, me parecio atrevido, rebelde, DIFERENTE, nunca crei que mi primer acercamiento al ateismo fuera a partir de Mark Twain y mucho menos que me lo compraran mis catolicos padres.

Aun atesoro este libro, que por cierto, viene ilustrado con dibujitos...
Seamos realistas, hagamos lo imposible...
-Che Guevara

Avatar de Usuario
REFICUL
Ciudadano Ilustre
Ciudadano Ilustre
Mensajes: 840
Registrado: Lun Feb 13, 2006 10:00 pm
Posición: Escéptico
Ubicación: AFRICA

Mensajepor REFICUL » Mié Oct 17, 2007 2:47 pm

Pues creo que, en España, esa faceta de Mark Twain sólo la conocen los expertos. Claro que, durante la dictadura, libros como ese había que pedirlos en secreto a editoriales de México y Argentina.

Para que te hagas una idea: incluso "Las Mil y Una Noches" era un libro prohibido por su contenido erótico.
"La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece".



Philip K. Dick


Volver a “Libros y Reseñas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado